¿Impactó un cometa en la Tierra hace 12 000 años?


¿Impacto profundo?: Esta banda de 40 centímetros de sedimentos oscuros descubierta en Murray Spring, Arizona, puede indicar un impacto cósmico o explosión que disparó un periodo de enfriamiento global y extinción masiva en América del Norte. Cortesía de Doug Kennett

Unos nanodiamantes encontrados a lo largo de Norteamérica sugieren que un gran cambio climático pudo haber sido instigado por un evento cósmico

Hace aproximadamente 12 900 años, apareció de forma abrupta un enfriamiento global masivo, junto con el final de unas 35 especies distintas de mamíferos, incluyendo el mamut, así como la conocida como cultura Clovis de los norteamericanos prehistóricos. Se han propuesto varias teorías para esta aniquilación, yendo desde un abrupto cambio climático a una caza excesiva una vez que los humanos se extendieron por las zonas salvajes de Norteamérica. Pero ahora, los nanodiamantes encontrados en los sedimentos de este periodo de tiempo apunta a una alternativa: una explosión o explosiones masivas procedentes de un cometa fragmentado, similar o incluso mayor que el del evento de Tunguska en 1908 en Siberia.

Los sedimentos de seis sitios a lo largo de América del Norte -Murray Springs, Arizona; Bull Creek, Oklahoma; Gainey, Michigan; Topper, Carolina del Sur; Lake Hind, Manitoba; and Chobot, Alberta-arrojaron tales minúsculos diamantes, lo cual sólo tiene lugar en sedimentos expuestos a extremas presiones y temperaturas, tales como las que encontramos en una explosión o impacto, de acuerdo a una nueva investigación publicada hoy en Science.

El descubrimiento presta apoyo a una teoría que se avanzó el año pasado en la que algún tipo de impacto o impactos cósmicos – un cometa fragmentado que arde en la atmósfera o que cae sobre los océanos – dio inicio a un periodo de enfriamiento de 1300 años en el Hemisferio Norte conocido como el Dryas Reciente (Younger Dryas) por la abundancia de polen de una flor alpina encontrado durante el intervalo.

El periodo de enfriamiento interrumpió y extendió el calentamiento en un periodo de edad del hielo predicho por ligeros cambios en la órbita de la Tierra (conocido como ciclos de Milankovitch) que continúa hoy. Y se mantiene como una anomalía inexplicada en el registro climático.

Pero una serie de fragmentos cometarios explotando sobre Norteamérica podrían explicar una capa de suelo inmediatamente anterior al enfriamiento que contiene niveles inusualmente altos de iridio – un elemento más común en los viajeros cósmicos como los meteoroides que en la corteza de la Tierra. Esto junto con el hecho de que esta capa tiene lugar justo antes de la extinción de al menos 35 géneros de grandes mamíferos, incluyendo los mamuts, es una sólida prueba circunstancial para un evento cósmico.

“Se encontraron indicadores de un impacto muy fuerte en los sedimentos directamente por encima, y a menudo envolviéndolos como en el caso de Murray Springs, los restos de estos animales y personas que los cazaban”, dice el arqueólogo y coautor del estudio Doug Kennett de la Universidad de Oregon en Eugene, el hijo en el equipo padre-hijo que ayuda en el avance de la nueva teoría de impacto. “¿Es un cometa? ¿Es una condrita carbonácea? ¿Se fragmentó? ¿Estaba centrada? Basándonos en la distribución de los diamantes, ciertamente fue a gran escala”.

Búsquedas preliminares en un campo más amplio – Europa, Asia y América del Sur – han dado como resultado minerales similares y elementos en sedimentos de la misma edad, dice Kennett, y su propio trabajo en las Islas del Canal de California cuentan la historia de un incendio masivo, seguido por una erosión y un cambio total en la flora de la región.

“Es consistente con un cuerpo fragmentario que se rompió mediante las ondas de choque y un posible impacto de superficie en distintas partes de Norteamérica. Podría ser sobre la capa de hielo o en las profundidades del océano”, dice, explicando por qué no se han encontrado cráteres de impacto hasta la fecha. “Los efectos inmediatos sobre el terreno incluyen altas temperaturas y presiones que disparan grandes transformaciones de la vegetación, derribando árboles y quemándolos también”.

Y esto haría que el cambio climático en el Dryas Reciente fuese un primo cercano al impacto de asteroide que aniquiló a los dinosaurios hace 65 millones de años. “Este es un evento que sucedió en un día”, apunta Kennett. “Vamos a necesitar una mayor resolución en los registros climáticos, arqueológicos y paleontológicos para intentar explorar los efectos”.

Articulo traducido y posteado en Ciencia Kanija, el original se publicó en Scientific American, su autor es David Biello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s