Historia de una R-evolución


Cuando decían que ningún joven español saldría a la calle salvo por un mundial o por el botellón, cuando nos denominaron generación ni-ni, del llavero , o del chupete, cuando creían que nuestro medio de cultura era la televisión.. España o mejor dicho la juventud española ha sido etiquetada durante mucho, mucho tiempo y ya iba siendo hora que recuperásemos el puesto que nos merecemos , somos la juventud más preparada de la historia.

Llevamos meses viendo en los medios de comunicación las protestas en Londres, Grecia, Francia, pues aquí estamos y no precisamente desde hace un mes como afirma la falsimedia,. Esto viene de mucho antes, hemos sido la generación del TODO, pero de pronto llego la crisis y junto a ella una realidad con la que no contamos. Descubrimos que nuestro bienestar se apoyaba en un sistema económico amoral, sin ningún tipo de alternativa, ademas de un sistema político plagado de corrupción. Nos han limitado la cultura como en una dictadura, con un pactado deterioro de la educación pública, que se ve reflejado en el continuo declive de las infraestructuras , falta de materiales, aumento de alumnos por aula, son datos muy relacionados con el fracaso escolar todo ello gracias a la LOE que destina gran parte del dinero público a la privada ; En los estudios superiores la situación es aun peor hemos sufrido la elitización de la Universidad que ha culminado en el indeseable Plan Bolonia con el que pretenden crear un “sociedad del conocimiento”. Nos someten a contratos precarios de 600 euros y hasta mil si tienes suerte, han abaratado el despido y dado todas las facilidades posibles a favor de las grandes empresas, nos jubilaremos a los 67 con una pensión mínima que llevará a mucha gente a vivir en la casi en la indigencia. Así que ya estamos en la calle. Hemos sido muchos los que hemos echo posible esto , mucho tiempo, dedicación y como dice un compañero: “sale caro manifestarse”, pero da igual por que ha merecido la pena, sobre todo por que esto se estudiará en los libros de texto , estamos haciendo Historia como nunca y no solo somos jóvenes , mucha de la gente que ha salido con nosotros ya pinta canas y otros tantos ya las tienen.
Nosotros somos los responsables de nuestras vidas, pero tenemos un compromiso mayor con nuestro futuro y con el de los que vengan , pero cabe decir que la deuda que tenemos es con nuestros abuelos que lucharon durante la dictadura, nuestros padres que hicieron posible la transición y este sin duda alguna es nuestro momento…

Como podrán observar, no somos la juventud pasota y vaga que y los gobiernos pretenden vender mediante los medios de comunicación, la educación… de que ni trabajamos ni estudiamos, somos jovenes muy cualificados, que han sabido organizar todo esto, ahora solo nos queda concretar lo que queremos, así que paciencia que el mundo no se construyo ni en uno ni en siete días y si hemos podido llegar hasta aquí ya nadie nos parará por que el futuro sin duda alguna es nuestro.

Lo mejor de todo esto es que se ha despertado una humanidad y una solidaridad que se creía perdida , esta claro que esto supone un cambio mucho más profundo de lo que esperábamos, esta cambiando el individuo, a lo largo de esta semana hemos ido viendo como multitud de gente se a acercada a a las mesas habilitadas en la “comisión de alimentación”, que se encarga de abastecer cada campamento de comida y bebida.

Concepción Martínez, de 65 años, que trabaja cuidando niños a las afueras de Madrid, le dijo a su vecina Marga que los “chavales” que estaban acampados ahí en Sol, cerca de su casa, seguro que tenían hambre.
Manos a la obra: recolectando ingredientes en el edificio hicieron dos bollos gigantes y una perola inmensa de arroz con leche. Y allá que fueron a Sol el miércoles pasado (ya jueves, pues eran más de la una de la mañana) cargando con la comida.

Está encantada con cómo las recibieron y trataron los acampados. “Vinieron unos chavales jovencitos y les dije: necesito a alguien que acompañe a esta señora [su vecina] de vuelta a casa”. Y tres chavales fueron hasta su casa, a los que despidió ofreciendo su piso “por si tenían algún problema o necesitaban cualquier cosa”.”A mí no me importa que vengáis y que me toquéis el timbre si os persigue la poli o algo”, escucharon agradecidos los jóvenes.

Además, quedaron en volver al día siguiente para recoger la enorme perola de aluminio —”de las buenas”— donde llevaron el arroz con leche: “Al día siguiente allí estaba la olla fregada y hasta el cazo y los vasos de plástico lavados”.
Conchi no alardea en absoluto de su acción solidaria y sólo tiene una palabra para explicar su solidaridad: “pobrecillos”. ¿Pero por qué pobrecillos?: “Pues porque andan ahí tumbaos en el suelo y anteanoche lo que cayó… anda que no cayó agua, parecía un diluvio”.
Esta mañana, Conchi fuerecibida entre aplausos por algunos de los acampados. “Huele como las tortillas de mi madre”, le dijeron. “Éstas están mejor”, respondió ufana cargada las tortillas de patatas que les llevó de desayuno.

Y de nuevo esta noche, de vuelta a su casa en Tirso de Molina desde Montecarmelo, volverá a pasar por Sol a ver qué necesitan “sus chavales”.
Conchi es solo un ejemplo entre los muchos vecinos de Sol y empresas que han ofrecido a los acampados todo tipo de ayuda para que pasen los días y las noches lo mejor posible: comida y bebida, lonas, urinarios, sacos, mantas…

Chocolate con churros para desayunar en la ‘Acampada Sol’
Según ha explicado Verónica, que forma parte de esta comisión, varias cafeterías de la zona se han acercado hasta la Puerta de Sol y les han provisto de diferentes alimentos. No han sido los únicos, ya que a lo largo de toda la mañana decenas de personas han contribuido trayendo “lo que podían” –desde refrescos hasta embutidos– y siguen haciéndolo.

“Nos preguntan qué hace falta y nos lo traen. La gente se está portando genial”, asegura Verónica, quien además explica que “una señora se ha levantado a las seis de la mañana para hacer un bizcocho de chocolate” y llevárselo a los acampados. “Estaba riquísimo”, afirma Verónica.
Otra mujer de unos 70 años que pasaba por la zona se ha acercado a preguntar y, aunque ha afirmado que ya está “mayor” para pasar la noche en el campamento, ha prometido llevar comida “y lo que haga falta”. Verónica se mostraba sorprendida de la “bonita” respuesta que están teniendo los vecinos madrileños, que no paran de donar comida, bebida e incluso mantas.

 

 

 

“REVOLUCIÓN SIN BOTELLÓN”
“Necesitamos refrescos, pero no queremos alcohol”, han manifestado todos los miembros de esta comisión, mientras se encargaban de organizar los alimentos y bebidas que van recibiendo. Un cartel que reza “Revolución sin botellón” preside esta zona de la acampada, ya que los participantes quieren dejar claro que no están ahí “para emborracharse”, sino para mostrar su “indignación” con la situación política, económica y social.

Aunque no han establecido horarios fijos para las comidas, sí que han decidido retirar de las mesas a partir de las 16.00 horas los alimentos más consistentes y dejar “fruta y picoteo” a modo de tentempié. En este momento, además de los acampados, varios transeúntes se han acercado a comer al campamento.
En cuanto al mantenimiento y la limpieza del campamento, Verónica ha aclarado que “ante todo” quieren ser respetuosos “con los ciudadanos y con la zona”. “Ésta ahora es mi casa y yo en el salón de mi casa no tiro basura”, ha señalado.
Un cartel en el campamento informa de que aquellos que necesiten ir al baño pueden dirigirse a varios parkings de la zona, como los de las calles Arenal, Mayor y Carretas, aunque piden que lo hagan en grupos de cinco personas como máximo.

Lo que está ocurriendo en la Puerta del Sol no sería posible sin la solidaridad y compromiso de cientos de personas y empresarios que prestan su ayuda donando comida, agua, medicinas, mantas e incluso masajes.
Eduardo y Pilar son algunos de los ciudadano que quiere colaborar y van cada día a la Comisión de Comida para preguntar qué hace falta. Sienten la movilización como algo suyo. Viven en un barrio alejado de la Puerta de Sol y esta es la mejor manera de demostrar su compromiso. “Lo que minimamente podemos hacer por la gente que está protestando y que tiene razón”, afirma Eduardo.

El campamento no acepta donativos económicos, pero si todo lo necesario para mantener con vida la ilusión. La mayoría de las donaciones llegan por parte de gente particular que se acerca por la plaza. La Solidaridad de la calle ha sorprendido a todos. Desde las lonas del campamento base para evitar la lluvia, hasta bebidas, medicinas, mantas e incluso urinarios que ha cedido gratuitamente una empresa.
La comisión de infraestructuras decide qué hace falta en cada momento. En el puesto de comidas se reciben las ayudas y se reparten casi con igual velocidad. En esta pequeña ciudad nadie cobra ni paga. Los propietarios y trabajadores de una sidreria asturiana en Madrid han llevado más allá su generosidad. Han cerrado su establecimiento para ir a Sol a repartir comida, un sacrificio que asumen, José acaba de jubilarse y no ha dudado un segundo en salir a la calle para echar una mano.

La rebautizda como plaza solución se ha convertido en una moderna Agora que crece y cambia minuto a minuto. Quienes acuden a ella con solidaridad se convierten en parte de algo en lo que creen. La batalla contra el letargo social ya la han ganado.

 

El aguacero fue intensificándose a medida que transcurría la cuarta noche de protesta. Pero llegó el amanecer y los indignados no se han marchado. Desde primeras horas de la mañana, reclamaban ayuda por las redes sociales. “Hace falta café y pan”, anunciaban los portavoces oficiales a través de Twitter. En el campamento, perfectamente organizado por varias comisiones de trabajo, se comenzó a las seis de la mañana a achicar el agua, recoger los cartones empapados y levantar los toldos que ya no guarecían de la lluvia. Y, con la luz del día, empezaron a apreciarse la veintena de tiendas de campaña tipo iglú que, como champiñones, habían crecido en la plaza.

Una jaima improvisada había ido extendiéndose también desde las once de la noche. A las 3.30 de la madrugada ya nadie dormía, informa Sara España. Difícil cuando el suelo estaba empapado y los cartones improvisados como aislantes se deshacen como el barro. La comisión de infraestructuras se reunió a esa hora para buscar soluciones: “Este es el modelo de autogobierno que queremos, donde las decisiones se toman en el momento, cuando hace falta y no durante días”, explicaba Nicolas Requelme, estudiante de Comunicación Audiovisual, trabajador y uno de los miembros de la comisión de información.
A primera hora la comisión de cocina ha organizado un desayuno de macedonia y café, que poco después se ha visto engrosado por la generosidad de una vecina, que se ha acercado al lugar con 400 churros para los concentrados. Poco a poco, los más de 300 jóvenes que han pasado la noche, han comenzado a turnarse para regresar a casa a por ropa limpia, de forma que la protesta no muera.
Está previsto que al mediodía se celebre un asamblea en la Puerta del Sol para que los indignados decidan qué hacer, especialmente el sábado, la jornada de reflexión, independientemente de lo que con posterioridad decida la Junta Electoral Central.

Mientras, los jóvenes pasan el rato conversando y debatiendo sobre cuál será el voto en el 22-M. “La gente no tiene que votar en blanco el domingo”, sentenciaba esta mañana Almudena López, estudiante de 26 años, que sostiene que el voto blanco, el nulo y la abstención favorece a la mayoría. Pero la tesis varía, según a quien se pregunte. Fran Herrería, estudiante de Ciencias Ambientales de 24 años, defiende en cambio que el voto nulo, el blanco y la abstención “son una opción política más”. En lo que ambos están de acuerdo es que los partidos políticos han hecho mal en tratar de influir en el Movimiento 15-M. “No han entendido nada”, asegura la estudiante.”Los partidos políticos que intentan apropiarse del movimiento son como hienas”,recalca él.
Si los jóvenes son los que mantienen la llama por la noche, ayer por la tarde fueron los mayores los que la avivaron por el día. Victoria Espadas caminaba junto a una amiga en medio del bullicio. A sus 78 años. Eran las 20.30 cuando se acercaba a una de las carpas, la que ofrecía merienda gratis, y agarraba un cruasán. “Estoy aquí por apoyar a esta gente. Mi hija viene todos los días. Hay muchos jóvenes con carrera que no pueden trabajar”, explicaba. Espadas es una más de los muchos mayores que por la tarde se acercaron a la Puerta del Sol a pesar de los cordones policiales que ralentizaban y dificultaban el acceso con respecto a días anteriores. “Estoy de acuerdo en lo de los partidos, que PSOE y PP la misma caca es”, sentenciaba Espadas.


Los manifestantes desafiaron un serio obstáculo. Por la tarde llegaba la noticia de laprohibición de la convocatoria por parte de la Junta Electoral Provincial de Madrid, aduciendo que la manifestación puede afectar a la campaña electoral porque la petición de “voto responsable” que hace el Movimiento 15-M puede afectar a la libre decisión del voto del ciudadano. Desde las seis de la tarde empezaban a desplegarse más de una docena de camionetas de Policía Nacional. Un total de 500 agentes se desplegaron por la tarde, algo que no ocurrió en días precedentes. Los policías controlaban los accesos, revisaban mochilas. Pero la marea humana era incontenible. Finalmente no hubo intervención policial.
Un hombre de unos 50 años paseaba entre la gente al grito de “Qué bueno es Internet, la gente está de pie”. Por megafonía, la organización insistía una y otra vez en que todo se desarrollara de forma pacífica, en no dar motivos a las fuerzas del orden para que intervinieran.

A las nueve de la noche, la Puerta del Sol estaba absolutamente abarrotada. “Esto es histórico”, declaraba eufórico Carlos, con su cartel de portavoz, escrito con bolígrafo negro, pegado a la camiseta. “Esto está lanzando la conciencia ciudadana colectiva”.
”Lo llaman democracia y no lo es” fue uno de los lemas más coreados por los indignados. Miriam Shit, inmigrante de 43 años en paro, se quejaba: “Estoy en la misma situación que la juventud. Estamos agobiados”. Vive con 677 euros al mes: 200 de la pensión de su marido fallecido y 500 euros de la prestación por desempleo.

Los jóvenes, en cualquier caso, fueron un día más los dinamizadores de la protesta.“Esto es el fin del borreguismo”, decía Paula Gómez, estudiante de Filosofía de 23 años. “Estas movilizaciones demuestran que existe una actitud crítica. Ojalá se hicieran programas políticos que fueran más allá de los cuatro años”.
Olmo Gálvez, uno de los impulsores de Democracia Real Ya, la organización que convocó la manifestación del pasado domingo, se mostraba muy satisfecho con el éxito. “Hoy esto ha sido un foro de debate muy ilusionante”. Por la mañana, se repartieron folios en blanco para que los indignados reflejaran protestas y propuestas. Los manifestantes están preparando y consensuando una lista de propuestas que incluirá, probablemente, la petición de una reforma de la ley electoral, el bloqueo de políticos imputados en candidaturas y la revisión de la financiación de los partidos.

Un joven escribió en un folio en blanco: “Estoy cansado de ser el futuro, soy el presente”.
La BBC comparaba este miércoles las protestas en España con las revueltas en Egipto y la CNN Internacional se hacía eco de las protestas. En Sol, una de las consignas que más se oyen es: “El mundo nos está mirando”. Los activistas del kilómetro cero saben que hay jóvenes en toda Europa que les están observando.

La Puerta del Sol madrileña es por ahora el corazón de la protesta. Pero la movilización se siguió extendiendo por plazas de toda España. En Bilbao se reunieron 800 personas; en Valencia, 1.000; en Sevilla, 500. Hubo también cientos de personas en plazas de Granada, Santiago, A Coruña, Vigo, y así en más de 70 ciudades. En Sol también están también muy orgullosos de que sus reivindicaciones se hayan extendido a otras ciudades europeas como Lisboa, Budapest, Berlín, Atenas, o Montpellier, Argentina donde se han convocado concentraciones frente a Embajadas y Consulados españoles. Esta protesta esta a un paso de ser MUNDIAL.

 

Puerta del Sol Madrid

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf
Live Broadcast by Ustream.TV

Barcelona

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf
Free video streaming by Ustream

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s